sábado, agosto 12, 2006

En defensa de los Hombres Increibles


Algunas de las pistas que inspiran este artículo vinieron de una amena charla de bus que tuvo ocasión hace unos meses con uno de mis vecinos. El hombre es de origen egipcio, de una ciudad en el centro del país, a orillas del Nilo; físico de profesión, dedica el último año de su doctorado a adelantar algunas investigaciones en el área nuclear.

He de aclarar primero el papel fundamental que ocupan las barreras del lenguaje en este tipo de anécdotas. Dos mundo distintos hablando en un mutuo idioma ajeno permiten que, con un ligero malentendido y las condiciones externas apropiadas, se revelen aquellas diatribas en las que se devanea el consiente en sus ratos libres.

El caso es que, por alguna razón que no recuerdo, el hombre empezó a comentarme sobre la incomodidad que sentía ante las japonesas que en ese momento nos rodeaban. Expresó su reticencia hacia esa cultura de faldas cortas y blusas estrechas. Por todos son conocidas las restricciones dentro del mundo musulmán a los atuendos femeninos, y Zacarías (creo que es su nombre, pero tampoco estoy seguro) me comentó como este choque generaba en él tensiones que pugnaban por salir, pero que él, muy orgullosamente, había logrado dominar hasta el momento. Me explicó como en su país no se fijaba en las mujeres por su físico – irónico viniendo de él – el cual se mantenía discretamente protegido, sino por el tipo de persona que era. Además, fue enfático en advertir que le era imposible casarse con una japonesa, debido al panteón politeísta del país; de manera que sólo una judía o una cristiana entrarían dentro de sus posibilidades. Siguió una nueva mirada al panorama que ofrecía el bus, con el simple objetivo de verificar su argumento.

Coincidí en lo de las tensiones y nos despedimos.

En otra ocasión, en un almuerzo con otro de mis compañeros musulmanes, un medico pakistaní, entramos un poco más en detalle del asunto. Dentro del dogma del Corán no está permitido tener novias, mucho menos relaciones sexuales prematrimoniales; la principal razón expuesta fue el problema de los hijos bastardos, su desarraigo y las complicaciones en lo que respecta a las heredades. Por lo tanto, pasan después de un proceso que aún desconozco, al matrimonio de una vez, aunque pueden divorciarse con relativa facilidad. En ese momento comprendí la magnitud del primer relato: era el testimonio de un soltero virgen pasado de los treintas suelto en la descuidada, por intentar ponerle n nombre y un adjetivo, minifaldalandia.

Con la llegada del verano, la situación planteada por Zacarías se acentúa, y un día, contemplando desprevenido el ir y venir de la gente, pensé en aquel malestar que lo aqueja, a él y tal vez a varios millones de personas sobre la tierra. La figura femenina, principalmente mostrada y escondida por los accesorios que hacen las veces de ropa, ha sido (tal vez desde siempre) instrumentalizada para lograr comportamientos o decisiones en determinada dirección. Nada nuevo. Lo que me llamó la atención fue pensar que camino podía quedar a estos amigos, bombardeados por atractivas carnes desfilantes, bien aliñadas y tentadoras, mientras se esforzaban por mantenerse fieles a su cultura; cuestión no muy distinta a la de cualquier occidental en el intento de mantener una relación monogámica en paz.

Bueno, pues llegué a la conclusión, abierta a ser cambiada, de que la clave la tienen los viejos verdes. Donde tanto es permitido ver, tanto diseñado para tentar, pero tan tan restringido lo que puedes poseer, tienes que hacer de la visión el goce máximo. Con ello se instrumentaliza su instrumentalización, sin faltar al respeto, y no se apoyan las causas comerciales que las usan de ariete. En otras palabras, ves el espectáculo, te regodeas, incluso comentas y bromeas, pero no compras la mercancía.

De la misma manera que el mote Fuji eclipsa el paisaje en la parte central de Honshu, isla principal de Japón, pero aunque se escale o se viva en él, nunca se le posee, así mismo piernas, pechos, traseros y rostros son componente vital de cualquier paisaje humano, encendiendo la biología, pero tan inasibles como el coloso del sol naciente.

Debo agradecer ciertas pistas a Proust, quien en su primer tomo de En busca del Tiempo Perdido, relata el fervor del protagonista por una joven campirana que ve en un camino donde abundan rosales que son de su más íntimo afecto, haciéndola aún más merecedora de su deseo; pero que termina por aceptar como errado ir más allá por la inevitable rotura que sufriría la mística del lugar.

No dudo que en busca de lograr este gozo se es proclive de caer en extremos viciosos por todos conocidos, morbo exacerbado, fetichismo, perversiones táctiles, pero es una realidad a la que se le debe hacer frente y educar, para que luego no sea un traspiés en el momento menos indicado, además de asegurarnos de poder disfrutar del cuerpo humano sin temores e ir corrigiendo de a pocos un modelo sexista que nos sofoca y ensombrece la grandeza de nuestra especie. Así que me voy a dar una buena vuelta y ya regreso, de nuevo a mis preocupaciones desde otro punto de la realidad, en éste, mi panÓptiko personal.

6 comentarios:

KUAI dijo...

Primero que todo, saludes a usted y a Diego.

Buena reflexión; es por eso que las sensaciones, los sentimientos, los pensamientos y por ende las decisiones dependen tanto del grado en que maximicemos su expresión. A manera de comentario, me agrada mucho que presente sus "preocupaciones".

Mucha suerte y animo le deseo amigo

NOREÑA dijo...

En el anterior post, advertía usted que este blog no trata sobre algo concreto o especifíco, por ello es dificil comprender los titulos de los mismos, pues no es increible el hombre que puede llegar a contener deseos naturales, la cuestiòn es que culturalmente no es admirable el hacerlo en occidente y por ende comprender porque para otras culturas podrìa serlo......bueno....la verdad, es una opiniòn muy personal, las japonesas no causarìan una gran conmociòn en mì, la belleza de las latinas es arrebatadora y esa si que puede causar que claudique la resistencia......no soy un experto, pero creo que el amor es la mejor ayuda en esas situaciones.....pero que dificil.....Mucha Suerte ingeniero, en todos los aspectos en que sea necesaria.....

Oscar dijo...

Hermano, relei su blog acerca de los hombres increibles despues de la conversacion que tuvimos en dias pasados. De verdad es muy bueno. Estos tipos les toca duro, muy duro.

NoSoyJim dijo...

Bah. Si de verdad apoyara esa teoria que plantea, habría más fotos en este post. Ya sabe, para que nos podamos plantear la cuestión de una manera más objetiva porque eso de minifaldalandia es como abstracto sin una confirmación visual.

panOptiko dijo...

He estado pensando respecto a este último comentario y las cuestiones referentes a la verosimilitud de mis afirmaciones. Primero debo disculparme por dar nombres reales de quienes inspiran mis experiencias sin que ellos esten en conocimiento de lo que estoy contando; de ninguna manera me gustaria encontrarme con un blog en arabe que tuviera en medio mi nombre. Por lo pronto, usaré nombres artisticos.
Sobre las pruebas, intentaré colectar algunas en estos días, pero exagerar podría alterar la naturaleza de este espacio (al peor estilo de lo que precisamente busco evitar, o sea, el modelo sexista), además de los problemas legales en que pueda incurrir (si algún abogado lee esto, por favor advertime a tiempo).
Sobre los gustos, pues ya saben. Y lo de las maximaciones, bueno, tienen su riesgo pero creo entender el mensaje.

Pi dijo...

Me lei el post de un tirón. muy bien! Sólo quisiera preguntar como se comportan las mujeres musulmanas en japón? Se visten a la manera tradicional?
Y por otro lado que tan sexista es la publicidad por alla? Hay mas minifaldas que bombardean las conciencias?

Hasta pronto!